TESTIMONIOS

de Mujeres Increíbles

Fue un duro golpe para mi y mi familia cuando me diagnosticaron un cáncer de colón. Era reacia a someterme a quimioterapia, pero al final, la doctora me convenció. Tengo que confesar que no se me cayó del todo el cabello pero sí que la cantidad de pelo disminuyó significativamente. Siempre me ha gustado ir guapa y elegante y no quería que el tratamiento me quitara mi manera de ser.

Gracias a Àngels, encontramos unos pañuelos y turbantes con los que me sintiera cómoda y que me favorecieran. Además, me enseñó unos trucos de maquillaje para resaltar mis ojos azules y disimular la caída de las cejas y las pestañas. La verdad es que ahora me siento muy a gusto con mi imagen porque en ningún momento he visto que me transformara ni me viera rara… Incluso la gente me dice que estoy guapísima.

¡Àngels gracias por tu profesionalidad, cariño y dedicación!

Asunción
Asunción
Asunción

Mi madre sufrió esta terrible enfermedad tan odiosa, inesperada y totalmente injustificada. Un golpe muy duro.

Entre mis hijas y yo hicimos que se sintiera guapa y cuidada hasta el último momento. Abuela, madre y amiga fantástica, guapa, inteligente, elegante…siempre tan importante para ella, estar impecable en todo momento.

Gracias Àngels por habernos acompañado, tanto a ella como a mí misma, un gran soporte en un momento tan difícil… Momentos donde no sabes muy bien ni que hacer ni a dónde ir.

Àngels, solo puedo decirte muchas gracias.

Montse

Una visita al médico que te cambia tu vida, objetivos, metas… Que se ven aplazadas por una pausa obligatoria en tu vida en la que toca cuidarte. Pero estás perdida en muchos aspectos, es un mundo desconocido y que nadie te asesora. Te preguntas; ¿dónde puedo encontrar un pañuelo bonito?, ¿cómo tengo que pintarme las cejas?, ¿las cremas y lociones corporales para mi piel tienen que ser especiales?, ¿qué le pasara a mi piel? Entre muchas otras.

Por suerte, contacté con Àngels para encontrar respuestas a mis preguntas y sobre todo, para que me acompañara en este proceso en que hay momentos muy duros y difíciles. Desde el primer dia que me recibió con las manos abiertas.

Eternamente agradecida por su profesionalidad y rapidez.

Laura
Asunción